Primera experiencia Privada a nivel nacional

Al observar el panorama educativo en nuestro medio constatamos la carencia de un liceo habilitado que funcionara en el horario nocturno y cubriera las expectativas de una importante franja de jóvenes y de adultos.

Es así, que a inicios de 1994 abrimos nuestro bachillerato nocturno dentro del entramado administrativo y de la infraestructura locativa de nuestro Instituto Pallotti.

Intentamos a través de él atender a las necesidades de los jóvenes y adultos que, insertos ya en el sector laboral o realizando actividades que les insumen buena parte del tiempo durante el día, desean terminar su bachillerato en muchos casos iniciado y no culminado aún en su totalidad. Hemos realizado un trabajo de investigación sobre el perfil del estudiante del nocturno y de él extrajimos interesantes conclusiones que en su momento nos ayudaron a encarar nuestra tarea en forma más efectiva. Podemos afirmar que el estudiante del nocturno hoy ya no sólo es el adulto que desea realizar su bachillerato para profesionalizarse, sino en un alto porcentaje se trata de jóvenes, que aún insertos en el sistema educativo y en el mercado laboral necesitan recurrir al horario de la noche para acabar algunas materias pendientes y tener así la credencial educativa necesaria para que en el lugar de trabajo que ya tienen puedan llegar a mejorar sus condiciones laborales.

 

Calidad en el servicio

Buscamos abrir las puertas de los cursos del Bachillerato Diversificado por la noche tratando por diferentes medios que los costos sean lo más accesibles para los estudiantes sin que con ello se resienta la calidad del servicio.

Intentamos, por ejemplo, que el personal sea no más que el mínimo necesario y que éste asuma sus tareas con el máximo de responsabilidad e idoneidad.

Buscamos, a la vez, no caer en las conocidas deficiencias de los cursos nocturnos públicos a saber: grupos excedidos en el número de integrantes y asistencia irregular de los docentes. Priorizamos un vínculo personalizado con los jóvenes, la mayoría de los cuales requieren ser promovidos y acompañados en el esfuerzo que supone estudiar con poco tiempo disponible y a menudo urgidos por responsabilidades en el ámbito personal y laboral. Nuestro mensaje quiere manifestar con autenticidad que somos una comunidad educativa abierta y comprometida con las carencias de toda la sociedad.

 

Régimen de tutorías

El Liceo Pallotti Nocturno ofrece a los estudiantes que deseen rendir exámenes en carácter de libres una nueva modalidad de acompañamiento personalizado con el docente de la materia en una frecuencia quincenal o mensual.

Se compromete además a no aumentar el número de tres estudiantes por tutoría.

El Liceo Pallotti elaborará al inicio del año lectivo una agenda para el régimen de tutoría con el docente de cada materia, la que se deberá coordinar de acuerdo a las posibilidades de los estudiantes hasta su puesta en funcionamiento. Esa agenda no podrá luego alterarse sin el consentimiento del liceo, del docente y de todos los estudiantes involucrados en la misma.

El Docente se compromete a mantener una instancia quincenal de 1,5 horas o mensual de tres horas reloj con los estudiantes tutoreados en la que buscará: motivarlos para el estudio de la asignatura, orientarlos para el abordaje del programa, asesorarlos sobre bibliografía y estimularlos para presentarse al examen y jerarquizará en el programa los temas de mayor importancia con el fin de facilitar al estudiante el estudio y la preparación para el examen.

El Docente deberá integrar el tribunal de examen de esa asignatura en todos los tribunales de examen requeridos por cualquiera de los estudiantes en los períodos que correspondan al año lectivo.

Los estudiantes asistirán a las instancias de tutorías en carácter de libre sin necesidad de ser evaluados en las mismas, las que tampoco llevarán lista de asistencia.